Read us in · Lissez-nous en · Leia-nos em · Lesen Sie uns auf · 用中文读我们 · Читайте на русском ·日本の海洋

English French Portuguese German Chinese Simplified Russian Japanese

Situación de la RSE en México, según un estudio de la Escuela de Negocios canadiense Schulich

Schulich Business School. Imagen: vk.com

El estudio ha sido publicado en el último número de la revista mexicana Expansión.

Fue encargado a la escuela de negocios canadiense Schulich, ubicada en Toronto, y especialista en la materia. Se ha realizado estudiando la triple cuenta de resultados, es decir, el desempeño en gestión económica, social y medioambiental, de 75 compañías que operan en México. 



El estudio realizado se basa en la premisa de que aquellas empresas que gestionen mejor estos tres ámbitos podrán considerarse más "socialmente responsables", lo que coincide con el enfoque tradicional de la Responsabilidad Social Empresarial (RSE). 

Este trabajo presenta varias conclusiones sobre la situación de la RSE a día de hoy en México, así como un ránking con las 10 mejores empresas en este ámbito de entre las que operan actualmente en el país norteamericano.

Resumen de las principales conclusiones del estudio:
  • Falta de un enfoque integral y estratégico de la RSE: las empresas mexicanas que realizan actividades de RSE se centran mucho en temas sociales y medioambientales generales, buscando contribuir a resolver algunos de estos problemas. Esto determina que muchas de ellas simplemente realicen prácticas filantrópicas que luego son disfrazadas de responsabilidad social empresarial. Las compañías deberían enfocar sus acciones en temas que afecten a sus consumidores, empleados, productos, etc., es decir, dirigir su RSE a aquello que más interesa a sus grupos de interés clave. En un apartado del estudio se dice que “la mayor parte de las buenas prácticas de responsabilidad empresarial se aplican en México. Sin embargo, pocas compañías mexicanas tienen un enfoque integral que incorpore todas estas mejores prácticas. La mayoría parece adoptar un enfoque poco sistemático”, lo que parece resumir de forma muy sintética la situación actual de la RSE en las empresas mexicanas.
  • Gestión ambiental aún poco sólida: otra de las conclusiones del trabajo es que una gran parte del tejido empresarial mexicano no tiene una gestión ambiental integral, sólida. Un ejemplo: casi la mitad de las empresas mexicanas reporta el uso de algún tipo de energía renovable, sin embargo muchas ni siquiera tienen implantado un sistema básico de gestión del medio ambiente. 
  • Mejoras pendientes en Buen Gobierno Corporativo: el trabajo pone de manifiesto algunas importantes áreas de mejora en gobernanza empresarial dentro del panorama mexicano. Una de ellas es la elevada disparidad entre lo que ganan los CEO y los empleados medios. En casos extremos se descubrieron relaciones de 3.000 a 1. Por otro lado, hacen falta consejeros independientes para los gobiernos corporativos, lo que ayudaría a equilibrar la forma de gestionar una compañía, logrando que se gobierne de forma más responsable e incluso más eficiente.
En resumen, el gran reto para las empresas mexicanas es dejar de gestionar la RSE como programas independientes, desconectados de los planes del negocio, y convertirla en parte del día a día del funcionamiento de las compañías, en parte de su estrategia. 

Pero no todo son aspectos negativos. El informe también señala una tendencia general a la mejora en aspectos de RSE en el país norteamericano:
  • La RSE se va implantando, poco a poco: de acuerdo con las conclusiones de este trabajo, las empresas mexicanas cada vez ponen más atención a la RSE, están empezando a adoptar diferentes normas y distintivos, y empiezan a medir el impacto de sus acciones de forma más sistemática. Sin embargo, todavía tienen mucho que aprender de las mejores prácticas existentes en los mercados internacionales.

El top 10 de la RSE en México en 2014, según Schulich:

Para el estudio se analizaron 75 empresas. De acuerdo con los resultados arrojados, Cemex lideraría el ranking de 2014, seguida de Coca-Cola México, y las dos FEMSA.

No sorprende ver cómo las compañías mejor calificadas son multinacionales. Entre las empresas 100% mexicanas destacan: Lala (puesto 18), Bimbo (19), ICA (20), Telcel (29) y Aeroméxico (52).

Pero veamos el listado de las 10 mejores:

1. Cemex
Schulich considera que la calificación de Cemex es más notable ante los problemas financieros que la empresa ha enfrentado en los últimos años. “Su compromiso, incluso en los momentos difíciles, es ejemplar”, concluye el ranking. Cemex tiene un alto número de consejeros independientes (90%). Además, cuenta con varios programas para los empleados, como voluntariado corporativo, campañas mensuales de salud, un comedor con comida nutritiva y buenos precios.
2. Coca-Cola
La empresa tiene altos niveles de contribuciones caritativas (4%), según el ranking. “Parece ser un lugar de trabajo muy seguro (sólo 15 días perdidos)”, dice el reporte. La plataforma de sustentabilidad está constituida por tres formas del bienestar: individual, social y ambiental.
3. Coca-Cola FEMSA
Aunque Coca-Cola y las dos FEMSA son competidores, comparten un mismo sentido hacia Coca-Cola, resalta Schulich. La escuela de negocios encontró que esta empresa tiene muy baja rotación de personal (2.5%). También posee un extensivo y detallado enfoque en el cuidado del agua.
4. FEMSA
Para Schulich, llama la atención que esta compañía no quisiera compartir la proporción que hay entre el salario del CEO y el salario medio de los empleados. 84,000 colaboradores acudieron a la Universidad FEMSA. En programas ambientales invirtió 579 mdp.
5. Hewlett-Packard
HP México es una de las empresas con mejor desempeño en gestión ambiental y con un puntaje impresionante en el manejo de residuos, especialmente con la basura electrónica, dice Schulich. También califica bien en las dimensiones sociales y económicas, promedia un buen balance en general. Esto demuestra los beneficios de tener un enfoque amplio, integral y equilibrado de la responsabilidad social en lugar de uno estrecho o fragmentado. Schulich destaca que HP tiene la rotación de personal más baja en su industria, lo que sugiere que es un buen lugar para trabajar.
6. Cuauhtémoc Moctezuma
El ranking de Schulich concluye que la visión de responsabilidad social de Cuauhtémoc Moctezuma es amplia, integral y bien equilibrada, con énfasis en el buen manejo del medio ambiente.
7. Walmart
Walmart de México calificó bien en cuanto a medio ambiente, pero mal en lo social, dice Schulich. El ranking destaca que la compañía carece de muchos de los beneficios para sus empleados que hay en empresas similares, tales como un plan de pensiones, préstamos a corto plazo, programa de cuidado de niños, licencias de maternidad y paternidad, pero es un administrador eficaz del medio ambiente con alta eficiencia ecológica. Además, 25% de su energía proviene de fuentes renovables.
8. Home Depot
Una de las fortalezas de Home Depot México, según la escuela de negocios, es su fuerte desempeño en igualdad de oportunidades. Cerca de 43% de su plantilla laboral son mujeres, de las cuales 30% está en la plantilla de gerentes ejecutivos.
9. Herdez
Grupo Herdez tiene una fortaleza especialmente en las donaciones filantrópicas, dice Schulich. “Esto es típico en un contexto de rápida adopción de responsabilidad social, que a menudo sigue las nociones tradicionales de paternalismo empresarial y la entiende como una forma de distribución del valor”, explica la Escuela de Negocios.
10. Telefónica
Schulich asegura que Telefónica Movistar de México es un ejemplo de que las prácticas de RSE son impulsadas por la globalización de las actividades corporativas. Participar en varias bolsas de valores ha tenido un efecto significativo en sus buenas prácticas de gobierno corporativo. Más de dos tercios de sus miembros de la junta son consejeros independientes.

Elaboración propia a partir de las fuentes consultadas.
Fuentes: cnnexpansion.com y expoknews.com

Entradas populares de este blog

Claves para adaptar fácilmente su Sistema de Gestión de Calidad a la nueva ISO 9001:2015

Claves para adaptar fácilmente su Sistema de Gestión Ambiental a la nueva ISO 14001:2015