La búsqueda del 'mejor jefe' para Google, resumida en ocho cualidades

21/10/2014
Autora: Pilar Jericó


Google
Imagen: Creative Commons, Carlos Luna
A principios de 2009, el equipo de análisis estadístico de Google (Google People Analytics) se embarcó en un proyecto de mejora de sus equipos directivos denominado "proyecto oxígeno" (Project Oxygen).

Su intención era crear algo mucho más importante para el futuro de Google que un nuevo algoritmo de búsqueda o una revolucionaria app: querían tener mejores jefes.

De modo que, como sólo podía hacer un gigante de la búsqueda de datos, empezaron a analizar sus informes de desempeño, encuestas de clima laboral, y sus premios a los mejores jefes. Buscaron correlaciones entre frases, palabras, elogios y quejas.

A finales de ese mismo año, este equipo publicó el resultado de su estudio: un compendio de las ocho cualidades de los directivos más eficaces dentro de Google. Estas son:
1. Ser un buen coach: ayudar al equipo a triunfar

En este apartado se incluye la capacidad de dar feedback a los empleados y de sentarse uno con uno para atender sus dificultades.
2. Facultar a los colaboradores o empowerment y no hacer micro-administración

Muchos jefes se adentran en tareas cotidianas, incordiando a sus equipos y olvidan lo más importante: Gestionar la estrategia, darles poder, libertad y seguimiento a su trabajo.
3. Interés por el éxito del equipo y por su bienestar personal

A veces se cree que la persona puede dividirse dentro o fuera de la organización. Es un error. Un buen jefe se ha de preocupar porque la persona se sienta bien en su conjunto. En este apartado, Google también incluyó la transición de los nuevos empleados.
4. Ser productivo y orientación a los resultados

En este apartado se incluye la productividad y todos los medios que ha de brindarle el jefe para que el colaborador alcance sus resultados. Un jefe majo pero que no logra resultados, es un mal jefe. No lo olvidemos.
5. Comunicar y escuchar al equipo

Puede que esta sea una de las habilidades más complejas de desarrollar, ya que la comunicación ha de ser bidireccional, tanto del jefe hacia el colaborador como viceversa. Y lo que es más importante: Comunicar no significa solo informar, sino verificar que se ha comprendido.
6. Apoyar a los colaboradores en el desarrollo de sus carreras

Las personas con talento quieren mejorar y un buen jefe les brinda los medios para que todo ello ocurra.
7. Visión y estrategia clara para el equipo

Un buen líder es aquel que además sabe contar con todo su equipo para alcanzar la estrategia prevista.
8. Habilidades técnicas para ayudar al equipo

Y “curiosamente” el último hábito de los mejores líderes de Google era que estos ayudaran técnicamente a sus empleados.

Lo más impactante de este estudio fue que dichos resultados no siempre coincidían con las políticas de selección y desarrollo de sus empleados. Es decir, buscaban cualidades para futuros jefes que no coincidían con lo que los empleados luego valoraban, según Tina Malm del equipo de People Analytics de Google. Por ello, hicieron un cambio de estrategia y comenzaron a formar a sus jefes en los ocho hábitos anteriores y el resultado volvió a sorprender. Después de un año, los gerentes de peor desempeño mejoraron un 75 por cierto la satisfacción de sus equipos. Un éxito, sin duda.

En resumen, un buen jefe es crucial para que los empleados estén motivados y quieran continuar en una empresa. Han corrido ríos de tinta sobre las cualidades de los líderes, pero no siempre se han jugado con datos científicos bajo el brazo. Por ello, un proyecto como este de Google no deja de ser inspirador. Ojalá en el futuro las compañías puedan embarcarse en esta labor y sean capaces de seleccionar y de formar a sus líderes no bajo criterios subjetivos, sino con datos científicos.


Fuentes: Pilar Jericó (Blog "La búsqueda de la felicidad, en El País.com), y New York Times.